Contenido
atrástitularaadelante
  Mujer y revolución  
 
Por Olga Lucía Marín
 
 
 
 
 

“Ante las mujeres americanas se puede hablar sin miedo de la Libertad”
José Martí

Es imposible hablar de la revolución, sin mencionar la participación de la mujer. Ella ha estado presente desde siempre por la libertad, la independencia y la justicia social.

Muchas, destacadas por su valentía, no sólo por lo que hicieron, sino por atreverse a hacerlo cuando sus acciones estaban prohibidas.

Para destacar su presencia en cada época, mencionemos algunas:

La india Gaitana, con su grito de madre herida, emprende su acción contra el invasor que torturó a su hijo y a su pueblo. Manuela Beltrán, prendió la llama de los comuneros. Policarpa Salavarrieta y Antonia Santos, guerrilleras del Ejército Libertador. Maria Cano, organizadora de la clase obrera en todos los parajes colombianos. Georgina Ortiz, victima durante los combates iniciales en Marquetalia. Myriam Narváez y Judith Grisales, firmantes del Programa Agrario de los Guerrilleros. María Eugenia Castañeda, hija de la selva, nacida en Río Chiquito y desaparecida por el ejército colombiano, en 1985.

Como dijera Bolívar, "La mujer, ah, la mujerNuestros antepasados la consideraban inferior al hombre. Nosotros la consideramos nuestra igual".

La herencia de rebeldía, arrojo y entrega a la noble lucha por los derechos de los pueblos, por su liberación, esta presente en las combatientes farianas, desde sus antecedentes históricos.

Por el asesinato del caudillo liberal y dirigente popular, Jorge Eliécer Gaitán, el 9 de abril de 1948, la muchedumbre liberal se insurrecciona. Nueve abrileños los bautizaron. La barbaridad conservadora, alentada con las bendiciones de curas y obispos, arremete contra los insurrectos. Entre estos estaban las mujeres, que además de ser violadas, degolladas, quemadas, les abrían sus vientres, para ensartar a sus críos en bayonetas.

Mujer que no dudó en "enmontarse" junto a su esposo y padre, para salvar la vida. Mujer que soportó, hombro a hombro, con ellos el hambre, el dolor, el desespero y la incertidumbre. Humilde, viva, luchadora y valiente.

Mujer que ante la necesidad de enfrentar esta barbarie que no paraba y que pretendía acabar con todo lo que oliera a sublevación, rebelión, defensa de la vida, se organizó igual que los hombres. En el proceso organizativo que se desprende de esta etapa de "enmontados", a la mujer le asume tareas.

En el comando del Davis, uno de los asentamientos más importantes de guerrilleros comunistas, al sur del Tolíma, por los años 50, había aproximadamente 400 mujeres.

La mujer se elevaba a participar en la lucha guerrillera, como forma superior de acción. Se pasó a la primera línea de combate, a la inteligencia militar, a los explosivos, al mando de tropas, a la instrucción político-militar, a trabajar en los medios de comunicación y propaganda, como locutoras, escritoras, técnicas o directoras. En fin, se asume toda la actividad de la guerrilla.

En la actualidad la participación de las mujeres en la vida fariana llega al 40%, aproximadamente. Gozamos de espacios en condiciones de igualdad para aportar, aprender y desarrollarnos, en la teoría y la práctica.

Cuando al fin se pase del anonimato al reconocimiento de su importante papel y aportes, se le hará justicia en la historia. Dejaremos de ser una minoría, un objeto y pasaremos a ser parte sustancial de la humanidad. En la práctica seguiremos el desarrollo que necesitamos para continuar aportando.

Por eso la importancia del día internacional de la mujer y la necesidad de ampliarlo. El 8 de marzo que propuso Clara Zetkin, es el día para divulgar ante el mundo las discriminaciones por las que pasa y ha pasado la mujer. Es un día de lucha por la construcción de una nueva sociedad, en la que la mujer logre al fin su reconocimiento de sus derechos.

En las FARC-Ejercito del Pueblo, las mujeres nos sentimos realizadas en nuestra condición de luchadoras revolucionarias. Hemos logrado el espacio entre los miles de combatientes. Obreras, campesinas, estudiantes, profesionales, intelectuales; del crisol de razas colombiano, aquí tienen su puesto. El futuro de Colombia y de Nuestra América no puede ser de patio trasero de los gringos, con la miseria, indignidad y violencia que esto significa.

En estos cuarenta años de lucha de las FARC-Ejército del Pueblo, las mujeres hemos logrado progresos fundamentales en cuanto a la participación en igualdad. Hombres y mujeres nos comprometemos con las determinaciones de los organismos de dirección y cada quien aporta desde lo que sabe, puede y debe hacer. Hombro a hombro con nuestros camaradas, seguimos en la lucha por la segunda y definitiva independencia y por los derechos específicos de las mujeres. Conscientes que esto sólo es posible, ahora en las FARC-EP y en la nueva sociedad que construiremos con el triunfo de la revolución

 
 
 
atrástitularaadelante
 
 
 

Texto preparativo por: http://six.swix.ch/farcep/Revista/Resistencia32/Web/
Prof.A.M.Maysky y General Vargas: Redacción Rusa "Soprotivleniye".

Hosted by uCoz
Hosted by uCoz